13/12/2017

Recomendacións de Nadal

Seguro que xa tes a carta de agasallos a piques de rematar, pero.... ESPERA!!!

LEMBRACHES POÑER UN LIBRO???

Aquí vos deixamos algunhas recomendacións, separadas por idades, para que elixades os títulos que mais vos gusten.


11/12/2017

Washing line

Unha nova historia nos espera coa nosa ContaContos... 
Vexamos que historia nos trae hoxe a teacher Linda:

Novidades do mes de Decembro

E como xa é tradición aquí vos deixamos os títulos que seleccionamos para as nosas novidades do mes de Decembro. 



Correde a por elas que escapan!!!

21/11/2017

Dereitos da Infancia

Ola lectores/as!!!





Onte celebramos no cole o Día dos Dereitos da Infancia.






Como o fixemos??? 

Durante a semana pasada a nosa árbore cubríuse de follas de cores nas que cada un de vós iades escribindo os vosos dereitos...




Pasiño a pasiño... así de fermoso quedou:


Pero non foi só iso, aproveitamos o bo tempo para ir a visitar aos nosos afillados/as e sair con eles/as ao patio e contarlles unhas bonitas historias.



DEREITOS DA INFANCIA lectura compartida

Que ben o pasamos!!!
Lémonos próximamente...

19/11/2017

Little Rabbit Foo Foo

Pasiño a pasiño os nosos ContaContos en inglés van aumentado... 
Vexamos que lle pasa a este coelliño!!!

Cuentos para trabajar los derechos de los niños


 El niño que tenía dos ojos.


 Con este cuento se apunta a trabajar diferencias y discriminación se trabajan los principios 1-5-10.

Entre anoche y esta mañana, existió un planeta que era muy parecido a la Tierra. Sus habitantes solo se diferenciaban de los terrestres en que no tenían más que un ojo. Claro que era un ojo maravilloso con el que se podía ver en la oscuridad, y a muchísimos kilómetros de distancia, y a través de las paredes…Con aquel ojo se podían ver los astros como a través de un telescopio y a los microbios como a través de un microscopio…

Sin embargo, en aquel planeta las Mamás tenían los niños igual que las Mamás de la Tierra tienen los suyos.

 Un día nació un niño con un defecto físico muy extraño: tenía dos ojos. Sus padres se pusieron muy tristes. No tardaron mucho en consolarse; al fin y al cabo era un niño muy alegre…y, además, les parecía guapo… Estaban cada día más contentos con él. Le cuidaban muchísimo.

Le llevaron a muchos médicos…pero su caso era incurable. Los médicos no sabía que hacer.

El niño fue creciendo y sus problemas eran cada día mayores: necesitaba luz por las noches para no tropezar en la oscuridad.

Poco a poco el niño que tenía dos ojos se iba retrasando en sus estudios; sus profesores le dedicaban una atención cada vez más especial… Necesitaba ayuda constantemente.

Aquel niño pensaba ya que no iba a servir para nada cuando fuera mayor…

Hasta que un día descubrió que él veía algo que los demás no podían ver… En seguida fue a contarles a sus padres cómo veía él las cosas… Sus padres se quedaron maravillados… En la escuela sus historias encantaban a sus compañeros. Todos querían oír lo que decía sobre los colores de las cosas. Era emocionante escuchar al chico de los dos ojos. Y al cabo del tiempo era ya tan famoso que a nadie le importaba su defecto físico. Incluso llegó a no importarle a él mismo. Porque, aunque había muchas cosas que no podía hacer, no era, ni mucho menos, una persona inútil.

Llegó a ser uno de los habitantes más admirados de todo su planeta. Y cuando nació su primer hijo, todo el mundo reconoció que era muy guapo. Además, era como los demás niños: tenía un solo ojo.

                                                                                               Idea y texto: J.L. Sánchez y M.A. Pacheco. Este cuento forma parte de la serie Los Derechos del niño, cuentos dedicados a ilustrar los principios del  decálogo de los Derechos del niño proclamados por la ONU.  

La niña Sin Nombre

Con este cuento se apunta a trabajar  el derecho a la identidad, correspondiente al derecho 3.

Había una vez una niña muy pequeña que viajaba por el mar en un témpano de hielo muy grande. La niña estaba sola. Se había perdido. Después de algunos días en el témpano de hielo era ya más pequeño: se estaba fundiendo. La niña tenía hambre, tenía frío y estaba muy cansada.

Cuando el témpano de hielo se había deshecho casi del todo, unos pescadores recogieron a la niña en sus redes. El capitán del barco le preguntó que cómo se llamaba. Pero la niña no entendía el idioma del capitán. Por eso la llevaron al jefe de policía. Nadie fue capaz de averiguar de qué país era la niña; no entendía nada y, además, no tenía pasaporte. El jefe de policía llevó a la niña ante el rey de aquel país y le explicó que no sabían de donde era ni cómo se llamaba.

El rey estuvo pensando un rato y luego dijo: “Puesto que es una niña, que la traten como a todas las niñas…” Pero era difícil tratarla como a todas las niñas, porque en aquel país todos los niños tenían nombre menos ella……y todos sabían cuál era su nacionalidad menos ella. Era distinta de los otros niños y no le gustaban las mismas cosas que a ellos. Y, aunque todos la querían mucho y eran muy buenos con ella, nadie consiguió que la niña dejara de ser distinta de los otros niños…

A los pocos días, el hijo del rey se puso muy enfermo. Los médicos dijeron que había que encontrar a alguien que tuviera una clase de sangre igual a la suya y hacerle una transfusión. Analizaron la sangre de toda la gente del país……pero ninguna era igual que la del príncipe Luis Alberto. Y el rey estaba tristísimo porque su hijo se ponía cada vez peor.

 A la niña sin nombre nadie la llamó, pero, como era muy lista, comprendió en seguida lo que pasaba. Estaba agradecida por lo bien que la habían tratado en aquel país, así es que ella misma se presentó para ofrecer su sangre por si servía… Y resultó que la sangre de la niña sin nombre era la única que servía para curar al príncipe. El rey se puso tan contento que le dijo a la niña: ” Te daremos un pasaporte de este país, te casarás con mi hijo y desde ahora ya tendrás nombre: te llamarás Luisa Alberta…”

Pero la niña no entendía lo que decía el rey. Y el rey, de pronto, cayó en la cuenta de que ella no necesitaba ser de aquel país ni llamarse Luisa Alberta… Lo que necesitaba era volver a su propio país, ser llamada por su propio nombre, hablar su propio lenguaje y, sobre todo, vivir entre su propia gente. Había que intentar ayudarla, si era posible.

Así es que el rey envió mensajeros para que buscasen por todo el mundo… y no parasen hasta encontrar el país y la gente de la niña sin nombre.

Al cabo de bastante tiempo, el mensajero que había ido al Polo volvió con la familia de la niña sin nombre. Y por fin, la niña pudo reunirse con sus padres y sus hermanos, que estaban muy tristes desde que ella se había perdido.

Todos supieron entonces que se llamaba Monoukaki y que era una princesa polar. Lo que todavía no podía saberse es si se casaría o no con el príncipe Luis Alberto porque, al fin y al cabo, los dos eran demasiado jóvenes para casarse…

Idea y texto: J.L. Sánchez y M.A. Pacheco.
Este cuento forma parte de la serie Los Derechos del niño, cuentos dedicados a ilustrar los principios del decálogo de los Derechos del niño proclamados por la ONU